La experiencia de la Maravilla

de Roberta Pucci – Traducción de Simonetta Cittadini


¿Cómo podemos investigar el asombro?

Creo que una experiencia personal y directa es el mejor punto de partida. Así que fui a mi jardín público favorito cerca de casa, donde me encanta caminar o sentarme en un banco. Estaba lista para maravillarme mirando la naturaleza, como me pasa a menudo en ese lugar; listo para capturar imágenes para compartir con usted y observar cuidadosamente todo el proceso. 

Pero esa mañana no pasó nada, incluso si la naturaleza era tan hermosa como siempre… nada. Estaba un poco decepcionada y sospechaba que la intencionalidad era un obstáculo: tal vez uno no puede buscar asombro. Si lo busca, no lo encontrará.

Así que el nuevo plan era volver sobre algunos de mis paseos pasados ​​y averiguar si había algunos elementos recurrentes, una especie de lista de pistas, que caracteriza esas experiencias de asombro. En otras palabras, la pregunta subyacente es: ¿existe un denominador común de la experiencia maravillosa?

La primera pista es fácil y confirma mi sospecha de intencionalidad. No esperaba nada, no buscaba nada. Algo sucedió de repente o de repente me di cuenta de algo.

La segunda pista, siempre presente, es un espacio vacío interior, necesario para dejar entrar el asombro. Mi cabeza no estaba ocupada ni llena de pensamientos. A veces estaba demasiado cansada para pensar … a veces era domingo o un descanso diario del trabajo. De todos modos, generalmente llamaría a esta cualidad un vacío receptivo, sensible y acogedor.

Tercera pista: la maravilla ocurre a través de los detalles y las cosas pequeñas. Es delicado, juega al escondite y no le gustan las prisas ni los ruidos.

Pista número cuatro: se revela a través de los sentidos, por lo que es principalmente una experiencia estética, no intelectual.

También podría decir que está relacionado con la belleza, pero la palabra “belleza” es demasiado compleja y general, difícil de definir… ¿Qué significa concretamente? Entonces, una pregunta más útil es probablemente sobre las cualidades estéticas recurrentes o los temas que asocio a la belleza.

Encontré al menos tres:

  • El viento o el movimiento del aire
  • Un tipo de luz especial (muy cálida pero no demasiado fuerte) que interactúa con algunas superficies creando sombras y transparencias
  • Y por supuesto se va. No “cualquier” hoja sino “esa” hoja, en ese momento y lugar, vista desde un punto de vista preciso ya través de “esa” luz.

Me pregunto si todos -como yo- tienen unas cualidades estéticas específicas propias de su propia percepción del asombro. Quizás estos elementos de la estética personal estén conectados de alguna manera con nuestras raíces, con los lugares físicos de donde venimos o incluso con nuestros primeros encuentros con el mundo.

Quinta pista: me sentí inmerso en lo que estaba mirando como si los límites se volvieran menos definidos y, por una fracción de segundo, mi ego desapareció. No era Roberta Pucci, atelierista, de Reggio Emilia, etc… sino solo mi percepción, una conciencia profunda, no personal. Además, la percepción cotidiana y habitual del tiempo cambió por un momento, como un pequeño oasis donde el tiempo se detiene.

Este tipo de sentimiento es tan envolvente como frágil; puede desaparecer fácilmente, especialmente si quiero capturarlo tomando una foto o un video.

Así que aquí está la pista número seis: tomar fotografías puede ser un obstáculo para mantener un estado de asombro.

¿Por qué? Creo que porque -para tomar una foto, por ejemplo de una hoja- necesito ubicarme “fuera” de la relación con esa hoja, tomar un punto de vista externo, así volver en mis zapatos, salir de la conexión y quedarme mirando la hoja desde fuera.

Esto me hace pensar en un contexto educativo y algunos maestros que abruman a los niños con preguntas o toman muchas fotografías al notar que los niños están profundamente involucrados o atraídos por algo … Por favor, tengamos cuidado y ayudemos a los niños a cuidar sus preciosos momentos de asombro. . Sí, el asombro puede ser el comienzo de un aprendizaje significativo … pero es en sí mismo como oxígeno para nuestra alma y no solo como una herramienta pedagógica.

Finalmente, una última pregunta: ¿dónde ocurre la maravilla? Por lo general en la naturaleza, en mi caso, pero ¿quizás hay algunos lugares típicos de asombro para cada uno de nosotros?

¿Es el asombro potencialmente en todas partes, pero depende de nuestro estado mental si podemos acceder a él?

¿Se puede esconder lo extraordinario en lo ordinario?

¿Cómo pueden estas pistas y una comprensión más profunda de nuestra experiencia directa ayudarnos a reconocer, apoyar y preservar las experiencias maravillosas de los niños?

Me gustaría saber cuál es tu experiencia, ojalá agregue otras pistas a este mapa.

Bueno, estamos llegando al final de esta corta caminata… gracias por acompañarnos. Deseo que disfrutes de la experiencia de la maravilla y la cuides. ¡Con los ojos y el corazón abiertos, pero sin buscarlo!

Puedes ver el video de mi Wonder Exploration haciendo clic aquì (RobertapucciLab YouTube Channel).

Gracias a Suzanne Axelsson por invitarme a pensar en este tema y a Simonetta Cittadini por la traducción.

Subscribe to the newsletter for receiving a video about the atelier and the 100 languages!
Register to newsletter for receiving a video link about the 100 languages!