El juego mano-ojo de los garabatos

de Roberta Pucci – Traducción de Simonetta Cittadini

 

¿Cuál es la relación entre las manos, los ojos y la mente al dibujar? ¿Es intrigante no es verdad? La esencia más profunda probablemente seguirá siendo un misterio, pero aún podemos saber algo al respecto. Vamos a empezar desde el principio.

La primera línea surge de un movimiento que deja una huella de sí mismo, o mejor, de la conciencia del signo que deja un movimiento, como describe Nona Orbach en su post Génesis de la línea. La mente está involucrada desde las primeras experiencias en términos de conciencia e intencionalidad, pero el actor principal es el cuerpo. De hecho, todos los garabatos básicos dibujados a partir de los 2 años (descritos con precisión por Rhoda Kellogg), se derivan de los movimientos naturales de la mano y el brazo del niño, sin necesidad de control visual. Las direcciones de las líneas corresponden a la articulación espontánea de las articulaciones de la muñeca, el codo y el hombro.

Los garabatos bàsicos, de Analyzing Children’s Art de Rhoda Kellogg

Entonces, pronto entra otro actor importante. Se produce cuando el niño está dibujando en un área delimitada con precisión, como una hoja de papel o cualquier tipo de superficie con un perímetro bien definido. Aquí los ojos tienen un papel importante. Después de que el niño haya hecho un garabato, la hoja de papel le enviará un estímulo visual. Esto afectará al siguiente paso de dibujo, que a su vez creará otro nuevo estímulo y así sucesivamente.

¿Está el garabato en el centro o cerca de los bordes? ¿Arriba o abajo, izquierda o derecha? ¿Horizontal o vertical? Toda esta información puede surgir de la relación entre el garabato y el área del papel solo si el garabato se coloca dentro de un contexto definido: el niño, al percibir la hoja depapel y el garabato como un todo, reacciona en consecuencia de acuerdo con su relación. Ver un conjunto de cosas diferentes «como un todo» es una característica natural de la percepción humana, estudiada por los psicólogos de la Gestalt.

Así es como el proceso de dibujar se desarrolla como un juego asombroso con sus reglas internas, yendo y viniendo continuamente, una serie de «provocaciones» y reacciones mutuas: es el flujo y el marco de juego del dibujo que Suzanne Axelsson describió en su publicación.

En esta etapa, la acción de dibujar implica el movimiento de la mano y la percepción visual, sin otros aspectos cognitivos o simbólicos involucrados. Por lo tanto, preguntar «¿qué has dibujado?» no tiene sentido aquí.

Posteriormente, a medida que el proceso de dibujo se desarrolle en sus próximas etapas, este primer papel activo de los ojos, así como la importancia del movimiento del cuerpo, no desaparecerá sino que se irá entrelazando progresivamente con nuevas habilidades e intereses, como por ejemplo lo simbólico o representación realista. De hecho, la cuestión estética con la que se enfrentan los adultos o incluso los artistas maduros, todavía está relacionada con las mismas «reglas» de nuestra percepción visual (así como con muchos otros aspectos, por supuesto).

En su libro Arte y percepción visual, Rudolf Arnheim lo explica muy bien, poniendo las teorías de la percepción de la Gestalt en conexión con las obras de arte visual. Por ejemplo, si echamos un vistazo rápido a la imagen de la parte inferior izquierda, inmediatamente sabemos que el círculo no está en el medio del cuadrado. ¿Cómo?


Nuestros ojos no “miden” la distancia entre el círculo y cada lado del cuadrado para compararlos, sino que ven las dos formas geométricas “como un todo”, percibiendo la posición asimétrica del círculo en relación al cuadrado.

Además, hay aun más. También percibimos el círculo un poco inestable, o inquieto, como si quisiera llegar al centro… o como si el centro lo atrajera. Es porque la percepción visual es una experiencia dinámica: como una piedra que cae al agua, cada elemento crea una especie de líneas de fuerza y ​​puntos atractivos (por ejemplo, las esquinas del cuadrado, sus ejes medianos y su centro, como se muestra en la parte superior). imagen de la derecha). Todos hemos lidiado alguna vez con este tipo de equilibrio visual, tal vez componiendo una tarjeta de felicitación: un poco más lejos… el texto es demasiado alto… tal vez estos dos estén un poco más cerca… ¡perfecto!

Desde los primeros garabatos de un niño hasta las mayores obras maestras, desde un educador de niños pequeños hasta el maestro de una academia de arte, observemos siempre con asombro y respeto el proceso de dibujo en constante evolución, uno de nuestros dones más preciados como seres humanos.


Este es el tercero de muchos posts de Grammar of Drawing, un proyecto sobre el lenguaje expresivo del dibujo en una colaboración entre Suzanne Axelsson, Nona Orbach y Roberta Pucci.

Todas las publicaciones están traducidas a cuatro idiomas:

Le invitamos a unirse a nuestro viaje en la página de Facebook Gramática del dibujo o en Instagram Gramática del dibujo

Register to newsletter for receiving a video link about the 100 languages!
Register to newsletter for receiving a video link about the 100 languages!